Cómo reparar un portátil fácilmente

0

Todos hemos experimentado la frustración de encender nuestro portátil para descubrir con horror que no funciona. Puede deberse a una actualización interrumpida, un golpe fortuito o quizás un desgaste de los componentes, pero lo cierto es que por mucho que cuidemos nuestros equipos, al final todos acabarán por presentar problemas.

Todavía con el disgusto en el cuerpo, coges el móvil u otro ordenador que tengas a mano y buscas información por la red. Mantienes la esperanza de poder arreglar la avería por ti mismo… Pero, después de varios tutoriales, repasadas muchas webs y soluciones del fabricante, debes asumir la derrota. O no. Lo mejor es acudir a expertos en este enlace, pero antes, he aquí algunas posibles soluciones.

Reparar cualquier portátil en poco tiempo es posible

Si das los pasos adecuados para ello. En primer lugar, es importante asegurarse de que el equipo tiene batería y no se trata de un fallo del cargador. Para ello, podemos comprobar el LED de este último y el del propio portátil, verificando que se encienden al recibir corriente. En caso de que esto no suceda, podemos acercarnos a cualquier tienda y sustituir el cargador sin mayor problema. Por desgracia, este suele ser la causa de la avería en contadas ocasiones.

Otra buena alternativa consiste en dejar que tu ordenador se enfríe y comprobar un tiempo después si funciona. En ocasiones los componentes alcanzan temperaturas demasiado elevadas, sobre todo cuando le damos un uso intensivo como jugar o editar material audiovisual. Cuando esto sucede, los equipos se apagan de forma repentina, algo para lo que están programados y que busca evitar una avería mayor. Si este fuese el caso de nuestro equipo, podemos optar por una base enfriadora que mejore la refrigeración del portátil, o comprobar si la pasta térmica de ciertos componentes está en perfectas condiciones.

Una vez te has cerciorado de que el problema no es de alimentación ni de temperatura, el último paso sería intentar un reinicio a prueba de fallos. Podremos hacerlo pulsando la tecla F8 durante el encendido de nuestro ordenador Windows, o presionando mayúsculas si se trata de un Mac, eligiendo la opción de reiniciar en modo a prueba de fallos después; alternativamente, la tecla Shift + F8 puede ser la que logre esto en ciertos equipos. Si logramos superar esta fase, siempre podemos devolver el sistema operativo al estado original y confiar en que sea un problema de software, de manera que evitemos abrir la máquina para revisar los componentes.

Si todo lo anterior falla, existe una opción que siempre funciona

Y es que, cuando no somos capaces de reparar el portátil por nosotros mismos, lo mejor que podemos hacer buscar la ayuda de un profesional especializado. Los ordenadores son máquinas muy complejas y avanzadas que casi siempre requieren conocimientos técnicos para ser reparadas.

Por este motivo, si te animas a intentar arreglar el equipo, pero sin saber muy bien qué estás haciendo, es posible que pongas en riesgo la integridad del mismo. Si quieres reparar un portátil fácilmente, la opción que siempre funciona es apostar por un experto. Aunque haya que rascarse el bolsillo, al final seguro que lo agradeces.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

*